Esta es una de las preguntas más importantes en el campo de las relaciones románticas y, seguramente, todos nos la hemos hecho alguna vez. Una gran cantidad de estudios realizados a lo largo de muchos años han demostrado que realmente podemos controlar el amor. Después de todo, formalmente no es más que otra emoción psicológica básica, como el miedo, la alegría, la compasión, etc., que son bastante susceptibles de regulación si se estudian bien. Entonces, ¿cómo aprender a evocar en los demás un sentimiento de amor y afecto con el conocimiento de la psicología y los trucos psicológicos?

Lo importante es tener en cuenta que la otra persona debe sentir por ti al menos una mínima simpatía. Entonces será posible convertir eso en sentimientos reales y más profundos.

1. No compres helado en la primera cita

1
El psicólogo social, John Bargh, que trabaja en la Universidad de Yale, se dedica principalmente a estudiar del papel del automatismo y el procesamiento inconsciente en el comportamiento social. Varios de sus estudios han revelado una curiosa relación natural entre la temperatura del cuerpo humano y su estado psicológico.

Resulta que cuando sentimos calor físico, tendemos a comportarnos con otras personas más afectuosa y amistosamente. Este truco puede ser muy útil, por ejemplo, en una primera cita, cuando es especialmente importante caerle bien a la otra persona. Por eso hay que recordar esto, y en el futuro dar preferencia a los lugares, platos y bebidas cálidos, para que cualquier reunión (ya sea de negocios o romántica) transcurra sin problemas.

2. Las ventajas de un contacto visual prolongado

2
El psicólogo de Harvard, Zick Rubin, en uno de sus estudios se propuso averiguar si es posible medir el amor. Encontró la respuesta en las miradas, o mejor dicho, en su frecuencia y duración. El psicólogo descubrió que, durante una conversación, las parejas profundamente enamoradas se miran el 75% del tiempo y que cuando alguien se atreve a perturbar su privacidad, apartan la vista el uno del otro con bastante lentitud y a regañadientes. En cambio, en una conversación común, las personas se miran entre el 30 y el 60% del tiempo.

Pero mirarse a los ojos puede no solo ser una consecuencia del enamoramiento, sino también convertirse en su causa. Al mirar a alguien con la misma frecuencia y duración, engañarás al cerebro humano, porque recordará que esa es una “mirada enamorada”, y por lo tanto, pensará que la cosa viró hacia el terreno romántico. Debido a esto, el sistema nervioso comenzará a producir la hormona de feniletilamina, que a su vez genera los sentimientos que experimentamos durante las primeras etapas de enamoramiento: las “mariposas en el estómago”, las palmas sudorosas, el corazón desbocado. ¿Cómo resistirse a eso?

3. Cuenta algo embarazoso sobre ti

3
Es obvio que una persona abierta y sociable tiene más oportunidades de ganar la simpatía de los demás que un tímido gruñón. Por lo tanto, no hay nada sorprendente en el hecho de que, al compartir valientemente detalles sobre ti y sobre tu vida, predispones al interlocutor a tu favor.

En una investigación realizada por los científicos de la escuela de negocios Harvard, el 79% de los participantes prefirió una cita con una persona franca y sincera que no tenía inclinación a ocultar algo, incluso si se trataba de hábitos y gustos extraños, situaciones incómodas que le han sucedido, y hasta rasgos de carácter negativos. Después de todo, la sinceridad actúa de la misma manera que los secretos: cuando contamos uno, surge una conexión especial entre nosotros y el interlocutor, basada en la confianza y la comprensión.

4. No hagas nada. Mejor deja que hagan algo por ti

4
Cuando hacemos una buena acción o un favor, nos sentimos mejor. Quedamos satisfechos con nosotros mismos y sentimos emociones muy cálidas hacia la persona que acaba de recibir nuestra ayuda. Para justificar nuestras acciones o gastos, solemos idealizar al objeto de nuestra generosidad y convencernos de que es más digno que nadie de haber recibido nuestro buen trato. Como resultado, se crea un ancla emocional y la persona comienza a gustarnos aún más.

Por otro lado, cuando alguien hace algo por nosotros, también nos sentimos bien. Pero también entran en juego otras emociones, y no todas son positivas. Más que nada, surge una sensación de “deuda” y la necesidad de pagar con algo. Las cosas se complican cuando el gesto proviene de una persona que no nos gusta ni nos agrada para nada. Así que vale la pena tener este efecto psicológico en cuenta y reprimir un poco el deseo de regalarle el mundo entero a la persona amada y primero darle la oportunidad de regalarnos algo a nosotros, para consolidar sus sentimientos.

5. Inventen un idioma secreto solo para dos

5
En realidad, estamos hablando de todo tipo de chistes, palabras y gestos específicos que nacen entre las personas cuando encuentran un interés común o se vuelven realmente cercanas. Tal vez les guste la misma película, un espectáculo cómico, una canción, un libro o incluso un meme. O tal vez una broma apareció de forma espontánea durante su cita, paseo o simplemente otro encuentro; son cosas que no debe descartarse e ignorarse.

Habiendo encontrado, fijado y usado esa frase en su comunicación diaria, harán que la relación pase a un nivel más profundo, se vuelva más fuertes y más “íntima”. Esta fue la conclusión a la que llegaron los científicos de la Universidad de Texas en su investigación. Todos queremos sentirnos especiales y únicos, y ese “lenguaje secreto” justamente nos permite no sentirnos como uno más, sino como el único con quien existe ese nivel de comprensión mutua.

6. El tamaño de la pupila importa

6
En una de las investigaciones realizadas durante las décadas de 1960 y 1970, los científicos estudiaron el efecto del tamaño de la pupila sobre el atractivo de una persona. Le mostraron a los hombres 2 fotografías de la misma mujer. Las fotos eran idénticas, excepto por un pequeño detalle: en una, las pupilas de la mujer estaban dilatadas. Al final, los hombres sintieron que era en esta foto editada que la mujer se veía más cariñosa, femenina y dulce. Aunque ninguno de ellos había notado la diferencia en los ojos.

Este efecto puede aprovecharse a nuestro favor. Por supuesto que no podrás influir en el tamaño de tus pupilas con mera fuerza de voluntad, pero sí puedes crear las condiciones adecuadas. Por ejemplo, simplemente baja la luz. Usa velas en lugar de lámparas. O piensa de antemano en ir a un restaurante que sea conocido por su ambiente relajante.

7. Pasen mucho tiempo juntos... y luego causa un déficit de ti

7
En el mundo de los sueños, cualquiera puede acercarse al objeto de sus suspiros, declararle su amor e inmediatamente obtener un sentimiento recíproco. En el mundo real, nada es tan simple, y por eso la gente tiene que pensar su juego.

Por supuesto que hay que pasar tiempo juntos, especialmente al principio, cuando la simpatía es mutua. Para conocerse mejor, para establecer un contacto, para tener tiempo de completar varios de los párrafos ya mencionados en este artículo y, en general, para entender si el juego vale la pena. Pero después de una serie de encuentros y citas, los psicólogos recomiendan alejarse un poco (incluso si es lo que menos quieres hacer) y crear una distancia y un déficit de tu presencia en la vida de tu pareja. Este movimiento realiza varias funciones a la vez:

evita que la pareja se sobresature mutuamente (se sabe que con el tiempo los sentimientos se calman, pero para que no decaigan del todo, hay que adelantarse y volverse menos disponible durante un tiempo);
le da la oportunidad a la otra persona de darse cuenta de lo agradable e importante que tu compañía se ha vuelto para ella (de hecho, de acuerdo con el “principio de déficit”, los objetos raros, únicos o limitados tienen la mayor demanda de las personas);
te da la oportunidad de controlar tus propias emociones y pensar fríamente.

8. Haz que la persona elegida te asocie con algo bueno

8
Una repetición metódica y persistente de los mismos pensamientos y actitudes puede programar un cerebro de otra persona según nuestros deseos. Es por eso que es tan importante elegir las palabras y expresiones correctas en la comunicación con las personas que son importantes para nosotros.

Un principio casi idéntico se puede aplicar también para el beneficio de la imagen propia. Si alguien dice tu nombre en un grupo de amigos, ¿en qué crees que la gente pensará primero? ¿Te ven como una persona decidida, alegre, segura de sí misma o, quizás, triste o siempre gruñona? Cuanto mejor sea la impresión que causes, tanto más pensamientos positivos le provocarás a tu persona elegida, incluso cuando no estés cerca. Y no importa si realmente eres tan positivo (todos tenemos defectos). Lo principal es cómo se te percibe y, aún más importante, cómo quieres ser percibido.

Mexico 65.1%Mexico
Colombia 11.1%Colombia
United States 9.5%United States
Chile 3.8%Chile
Spain 2.7%Spain
Argentina 1.3%Argentina
Peru 0.6%Peru
El Salvador 0.4%El Salvador
Russian Federation 0.4%Russian Federation
Honduras 0.4%Honduras
Canada 0.4%Canada
France 0.4%France
Brazil 0.4%Brazil
Germany 0.4%Germany
Panama 0.2%Panama

Total: 2429

Radio Gorupo

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarla. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio ya tienen sido establecido To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our .

Acepto las "cookies" de este sitio.